La mayoría de empresarios exitosos hacen diversas actividades, incluso antes de que salga el sol y algunas de ellas son meditar, ejercitarse, ponerse al día con noticias o compromisos y programar su día con la finalidad de que sea más productivo.

Se enfocan primero en lo importante

Esto es muy difícil, porque Twitter, Facebook y el email simplemente no quieren que usted haga esto. Los empresarios exitosos ignoran las distracciones y se concentran en el trabajo que más genera valor primero. Tómese su tiempo para consultar el correo electrónico, sin importar si necesita hacerlo una vez al día o una vez cada dos hora.

Esta una victoria mental tanto física de la lista de pendientes. Hay algo realmente liberador cuando uno se da cuenta que ha conquistado las cosas más difíciles que tenía que hacer ese día.

Se obsesionan con el valor

Mucha gente predica la idea de obsesionarse por el cliente, pero he encontrado que el verdadero éxito proviene de obsesionarse por el valor− productos, procesos, comunicaciones, seguimientos, servicio, contenido y conexiones de valor.

Cuando usted se obsesiona por entregar, medir e incrementar el valor en todo lo que hace, empieza a darse cuenta que todo importa y no hay cosas pequeñas – y no hay mejor forma de servir a sus clientes que de esa forma.

Se cuidan a si mismos

Poner en marcha un negocio es físicamente demandante y mentalmente estresante. Sí, también es un viaje asombroso, pero sólo si usted mantiene el aguante que se necesita poner en los días largos y de mucho desgaste.

Cuide su alimentación y haga algo de ejercicio, hacer natación o salir a correr no sólo le dan la resistencia física para trabajar 18 o 20 horas al día, sino que ayuda a estimular su mente.

Esta cuestión es una alrededor de la cual se pueden desarrollar malos hábitos también, de modo que encontrar formas de crear responsabilidad en este sentido es esencial.

Son consientes de sus debilidades

Un empresario exitoso no nació sabiendo y para obtener logros ha tenido que pasar por todo tipo de circunstancias, tanto positivas como negativas,así como aprender a reconocer sus debilidades y superarlas.

Son personas generosas

Los empresarios más exitosos son personas muy generosas, no hablamos específicamente de cuestiones económicas, son grandes consejeros y motivadores, les atraen mucho las causas sociales y el apoyo a su comunidad en general.

Aman aprender y enseñar

Algunos de los más exitosos empresarios son muy buenos vendiendo, pero no venden tanto como apasionadamente enseñan. No obstante acá está la cosa divertida; a muchos actualmente no les gusta enseñar. Simplemente pregúntele a alguien que trabaje para un pequeño empresario. Ellos raramente son muy buenos enseñándole a los empleados cómo y por qué hacer cosas, pero son generalmente personas insaciables a la hora de aprender que se dan cuenta que necesitan averiguar cómo enseñar y contar historias con el ánimo de tener éxito.

Valore su tiempo y planifique con anticipación:

Planifique sus tareas durante el día, convirtiendo el tiempo libre en un regalo, más que en un espacio para perder el tiempo.

Con las innumerables aplicaciones que hay para la planificación y organización, no hay razón para no tener planteada una estrategia sólida para su semana o para el día por delante que le espera.

Hágase una serie de preguntas e intente responderlas, preguntas que le ayudarán a planificar como: ¿Qué quiero hacer? ¿Cómo voy a hacerlo? ¿Con quién tengo que hablar en este momento?