¿Qué hacer para que el Marketing de mi empresa funcione?

Si tenemos en cuenta que el Marketing son las acciones que realizamos para conseguir la atención de posibles clientes e inclinarlos a que nos elijan, en definitiva el Marketing es el proceso que las empresas utilizan para conseguir clientes, pero cuando el Marketing no ha dado resultados, se debe principalmente a estas 2 razones:

  1. El Marketing simplemente es inexistente y apenas se dedican esfuerzos y recursos en la empresa para este fin.
  2. Algo se hace pero no genera resultados obteniendo una sensación de que no es más que una pérdida de tiempo y dinero.

Suele suceder que, para muchos Emprendedores o PyMES, implementar alguna acción de Marketing le resulte un problema donde se pierde tiempo y dinero, pero… implementar este tipo de acciones sin una estrategia de por medio, resulta en algo parecido a comprar un nuevo aparato tecnológico, obviar las instrucciones e intentar hacerlo funcionar apretando botones que no sabemos para qué son de manera aleatoria.

¿Qué-hacer-para-que-el-Marketing-de-mi-empresa-funcione-

En general la gran mayoría de emprendedores son buenos profesionales en lo que hacen, pero el Marketing es algo nuevo y desconocido para ellos, algo necesario si eres emprendedor, pero que se sale del ámbito de su trabajo y experiencia.

Es normal que ocurra eso y no es culpa del emprendedor, nadie nace sabiendo. Por eso vamos a ver cuáles son los aspectos fundamentales para que el Marketing que pongamos en marcha sea algo rentable.

El Marketing es un hábito

Particularmente los pequeños y medianos empresarios, regularmente argumentan que “no encuentran tiempo para el Marketing”. Hay tantas cosas que hacer, tantos compromisos que cumplir y trabajo que sacar adelante que al final no hay tiempo para el Marketing.

Muchas empresas no consiguen rentabilizar su Marketing porque en vez de tratarlo como un elemento fundamental dentro de la empresa (como pueda ser la producción o la administración) es algo que se hace “de vez en cuando”.

Sólo se dedica algo de tiempo “cuando se puede” y es para para probar cosas de manera aislada, tácticas o técnicas que se han oído que funcionan (y además se suele trabajar con la sensación en la cabeza de que, en vez de estar “haciendo Marketing”, deberíamos estar haciendo cosas que “de verdad son importantes”.

Y si no tenemos tiempo para aquello que nos consigue clientes, entonces ¿a qué nos estamos dedicando realmente?

Sí, está claro, hay que sacar adelante la producción, realizar el trabajo encomendado, lidiar con los inconvenientes que surgen todos los días, afrontar los trámites y papeleos con los que la gestión de la empresa nos agobia constantemente pero… si no tenemos tiempo para el marketing, todas esas cosas no van a importar, porque no tendremos clientes y seguramente vamos a tener que cerrar.

Si le dedicamos tiempo y recursos escasos, o lo hacemos esporádicamente, no nos debe extrañar obtener resultados de la misma magnitud.

¿Cómo puedo diseñar un marketing para obtener resultados?

El primer paso necesario es preguntarnos qué lugar ocupa realmente el Marketing en nuestra empresa. La mayoría de empresarios van a responder que el Marketing es importante, nadie niega eso, pero la verdadera respuesta la dan los números. Podemos calcular cuánto tiempo y recursos hemos dedicado al Marketing en el último mes y compararlo con el tiempo y recursos dedicados a otras tareas de la empresa.

La respuesta que da esa cifra es la realmente válida y a veces resulta una sorpresa comparar lo que pensamos y decimos con lo que hacemos en la realidad.

El segundo paso es hacer del Marketing un hábito constante, esto es algo común de todas las empresas que tiene un Marketing con resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *